A.C COROS Y DANZAS SAN ROQUE

Grupo Folklórico de la Villa de Siles

En 1989 se forma el grupo de Coros y Danzas San Roque. Compuesto por unos 30 miembros entre rondalla y bailaremos. Su repertorio consta de jotas, malagueñas, gandulas, toreras, seguidillas, boleros. Representan a Jaén y provincia en festivales nacionales e internacionales tales como Fitur, Expo 92, Miranda de Ebro ( Burgos) 1995, madrilejos (Toledo) 1997, europealía 2013 (Marbella), mostrando el folklore e indumentaria tradicional de la Sierra de Segura y Cazorla.

Actualmente contamos con una escuela de enseñanza para niños, lo cual asegura que no se pierdan nuestras tradiciones.

HISTORIA DEL FOLKLORE

Siguiendo con la tradición

El folclore estuvo siempre relacionado con hechos cotidianos tal es el caso de la matanza, casorios, aguinaldo, remates aceituneros, carnavales, San Antón, Día de difuntos, Procesiones, etc. Pero será la temática amorosa entre parejas, cortejo, coqueteo, frustración, trabas familiares, etc., la que compondrá un precioso cancionero siempre lleno de picardía. Sin duda la jota serrana, es la que marca el núcleo preferido de las danzas populares, malagueña serrana, pasodobles, mazurcas, fandangos robaos, seguidillas, toreras, fandanguillos, minué y polcas completan la gama. En algunos pueblos surgieron variantes y coplas con el sello propio del lugar, tales como las malagueñas de La Puerta o la jota de Onsares.

El Traje Típico

Usado desde el s. XVI hasta ya entrado el siglo XX. Existía un traje para diario y otro para festivos.
Su origen se remonta al s. XVI y el más antiguo que se conserva, en Arroyo del Ojanco, es del s. XVIII. Las labores ganaderas y agrícolas y los días festivos dieron origen a dos tipos de vestimenta. En los bailes de bautizos, bodas y cosechas se utilizaba el de gala, que sigue usándose en todas las actuaciones de los grupos folclóricos y en toda la sierra son semejantes con pequeñas variantes.

La gente que nació en el siglo XX modificó esta forma de vestir, dejándola más simple e igual a la de otras zonas rurales de España: sayas negras para las mujeres. Los hombres también de negro y de gris oscuro con traje de chaqueta corta, chaleco negro y camisa blanca, en la cabeza sombrero más bien pequeño.

Esparteñas: Alpargatas con suelo de cáñamo o esparto y caras de tela banca y cintas negras. Se llevaron trenzadas de esparto.
Calcetines de lana gruesa o vendas que cubrían desde el tobillo hasta la rodilla, puestos encima de los calcetines; de color marrón o verde. Los de Orcera son calados de hilo.
Antiparas llamadas aquí antimparras, que son zahones de piel, normalmente sin peto, que cubren las piernas.
Faja azul o negra y la llevan enrollada a la cintura, dejando caer un extremo hacia la izquierda.
Chaleco negro de pana lisa. La espalda de tela de raso también negra
Camisa blanca, de manga larga con vistas. O chambra de pañete.
Esparteñas , Alpargateñas y alpargatas de cintas.
Medias de lana o de algodón, negras, crudas o de listas de colores vivos, hasta debajo de la rodilla.
Enaguas finas para las fiestas, y de sayote para diario, llamadas sayas.
Justillo sin cuello, de pico, con tres pinzas o tachones y tres morcillas donde luego sujetar las sayas y refajos.
Refajo el de diario morado o rojo de lana, con un franja de pana lisa. La orilla del refajo se remata con un ribete de cordoncillo de lana, de colores, si el refajo es de fiesta, los ribetes y franjas eran de terciopelo.
Camisa de manga larga blanca.
Pañuelo a la cabeza o al cuello, negro o de colores
Mandil para las mayores, negro, con tres lorzas amplias, y con encaje para los festivos; de colores para las jóvenes.
Alhajas: Pendientes de oro, horquillas, peinetas, imperdibles, broches de oro. No se usaban collares.